3 de abril de 2015 (Viernes Santo) hasta 6 de abril de 2015 (lunes de Pascua)

¿Cómo vamos a pasar en el futuro estos días de fiesta, es decir, Semana Santa, Pascuas, Navidad o incluso el cumpleaños de Jens? No tengo ni idea. Nuestra vida ha sufrido un cambio radical, tiene un sabor amargo.
Me invade la sensación de que necesito ayuda profesional. La tensión que siento en mi interior va en permanente aumento. Apenas puedo conciliar el sueño. Las pesadillas me impiden descansar, me inquieta la enorme falta de
memoria, me resulta imposible concentrarme en nada. El más leve ruido o simplemente el sonido del teléfono me hacen estremecer. Pero lo que más me preocupa es la ansiedad espiritual y los latidos irregulares del corazón. Y
quién sabe cuáles serán las secuelas que me esperan al paso de los años…la psique sigue a veces caminos extraños. Pero, ¿ir yo a un psicólogo? ¿Yo?? Hasta ahora, siempre que me he sometido a un tratamiento
psicoterapéutico ha resultado un fracaso total. Por ello había llegado a la conclusión de no repetirlo nunca más.
Al menos, hemos decidido aceptar la invitación del servicio de Asistencia Pastoral de Düsseldorf que ofrecen en casos de emergencia. La semana que viene organizan un encuentro con los familiares de las víctimas de la catástrofe
de Germanwings, al que también acudirán expertos de diferentes ámbitos.
El mejor amigo de Jens ha anunciado su visita para el lunes de Pascua. Causa una sensación extraña dirigirse a él o hablar de él, pues tiene el mismo nombre de pila que nuestro hijo. Por eso ha dicho su nombre al teléfono con
tanta precaución, añadiendo inmediatamente el apellido.
Siempre le tuvimos cariño, y él a nosotros también. Por desgracia, al paso de los años fuimos perdiendo el contacto. Ahora nos ha vuelto a unir esta espantosa desgracia. Sus padres, que conocían a nuestro hijo pero no a nosotros,
nos escribieron cada uno por separado una carta de pésame salpicada de recuerdos de nuestro Jens. Antes era muy frecuente que ambos amigos fuesen a casa de los padres del otro.
Jens y su mujer están sentados en el sofá y se les nota enormemente afectados por la muerte del amigo. Hablamos sobre el cruel acontecimiento y sobre la tristeza que amenaza con destrozarnos; recordamos también el tiempo
maravilloso cuando todavía estaba en vida. Un tiempo ya desaparecido para toda la eternidad.
La joven pareja nos ofrece su ayuda siempre que la necesitemos. Nos dicen también que quieren seguir en contacto con nosotros. Quizá algún día podríamos hacer una excursión juntos, proponen. No gusta la idea, pero…
¿seremos capaces de hacer estas cosas alguna vez?
Se despiden. Nos ha hecho bien haber estado con ellos.
De nuevo sola. Las imágenes del recuerdo me acongojan. Veo ante mí a Jens de niño, buscando con su hermano los huevos de Pascua. Los gritos de alegría de ambos cada vez que encontraban chucherías los vuelvo a escuchar
ahora de nuevo. Habría que haber disfrutado ese tiempo pasado mucho más.
Mis pensamientos se interrumpen bruscamente. Suena el timbre. Thomas viene a vernos con su mujer y su hijita. Me gusta mucho cuando estamos juntos. No obstante, ya no juego con la niña como antes. Los juegos y la sensación
de alegría fallan. Me divierte su parloteo infantil. Comenta todo lo que la rodea y lo que está haciendo en cada momento. Habla con su lengua de trapo con la misma naturalidad que Jens a su edad…

03-04-2015_olli_stele-mit-triathlonanzugLos tres, Melanie y Olli, de la asociación de triatlón de Düsseldorf, volvieron justo ayer de Francia. También ellos estuvieron ante el monolito de Le Vernet, muy cerca del lugar de la catástrofe. Relatan sus impresionen y cuentan que
dejaron la ropa de triatlón de Jens delante del monumento conmemorativo. Le gustaba llevar ese traje deportivo en las competiciones en las que participaba.

03-04-2015_olli_stele-mit-triathlonanzug2
Para ninguno de los allegados es fácil viajar a la zona en la que ocurrió el accidente. Y sin embargo, van hasta allí, quieren verlo con sus propios ojos para intentar comprender el monstruoso acontecimiento. Pero no dejará nunca de
ser un intento. ¡Jamás llegaré a comprenderlo!

© Brigitte Voß / Traducción: Aurora de la Válgoma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s