3 de junio de 2015, miércoles – Las contrariedades aumentan

Como el día anterior, hablamos por teléfono a menudo con el centro de asistencia de Germanwings. Por desgracia en vano. Al menos nos enteramos de que la fecha de la repatriación todavía no se sabe. ¡Pues qué bien! Mañana vamos a Düsseldorf al segundo encuentro de los allegados de las víctimas organizado por el servicio de Asistencia Pastoral, sin saber muy bien cuánto tiempo nos vamos a quedar allí. ¿Van a llegar los ataúdes cuatro días después? ¿Nos volvemos primero a casa haciendo 500 km de trayecto? Y una y otra vez nos martillean los empleados del centro de asistencia por teléfono la misma frase: „Un traslado por avión de Düsseldorf a Leipzig es imposible“. Sin explicar el motivo.
Tenemos que llamar a la funeraria para decirles que no sabemos nada. La empleada encargada de nuestro caso es muy amable y no pone pegas. Nos asegura que están preparados para ir a Renania del Norte-Westfalia a recoger los restos mortales de Jens. La empleada, de carácter impulsivo, se muestra indignada por la manera en la que nos están tratando. Es una profesional con experiencia que ya se ha ocupado de muchos casos de repatriación desde el extranjero, pero nos dice que nunca ha visto nada igual. Incluso se ha puesto en contacto con Germanwings, pero sólo ha recibido respuestas imprecisas.
A primera hora de la tarde voy a la psicóloga para leerle mis sádicos escritos. Me ha dado permiso para escribir un texto en forma epistolar explicando todo lo que le haría al copiloto del vuelo 4U9525 si todavía estuviese vivo. Aporreo las teclas del ordenador con alegría. El resultado es un escrito feroz, cuya crueldad supera con creces la del autor francés de novelas de terror Jean-Christophe Grangé. Para prevenirla, le confieso a la señora Blume que en mi alma hay una zona oscura que en general prefiero ocultar para no asustar a nadie. Solo me dice que en la cárcel ha tenido trato con criminales peligrosos cuyas crueldades eran la pura realidad.
Así que no le queda más remedio que escuchar. Al leer, acentúo con placer los pasajes del texto especialmente horripilantes.
El hecho de escribir y también el leer en voz alta este tipo de fantasías amortiguan la rabia que siento hacia el copiloto.
Nada más llegar a casa veo que me espera un email en mi buzón electrónico.

»Queridos familiares:
Los preparativos para la repatriación de los restos mortales de las víctimas han tenido que ser interrumpidos momentáneamente debido a nuevos requisitos impuestos por las autoridades competentes.
Lamentamos sinceramente no poder proceder a la repatriación la semana que viene. En cuanto nos comuniquen una nueva fecha, se lo haremos conocer con la mayor celeridad posible. Somos conscientes de que el entierro de sus seres queridos exige preparativos previos. Asimismo, informaremos también a las empresas funerarias contratadas por ustedes sobre la nueva planificación.
Lufthansa Group en nombre de Germanwings«

Todos los miembros de la familia estamos alucinados.
Llamamos a la funeraria. La empleada vuelve a excitarse al ver la manera en que nos tratan. Nos dice que si nos enteramos de alguna novedad durante el fin de semana, no dudemos en llamarla a cualquier hora. Estamos contentos de que sea tan flexible y de que no tire la toalla.
Unas cuatro horas después, llega una carta del abogado diciendo que va a hacer todo lo posible para volver a reactivar las fechas inicialmente previstas para la repatriación el 9 ó 10 de junio. Y tres horas más tarde nos escribe don Steffen Rudolph, el representante especial designado por el Gobiero alemán para atender los intereses de los familiares de las víctimas. Nos dice lo siguiente:

»En este instante he recibido la noticia del fiscal francés Robin comunicando que ya no hay ningún obstáculo para la repatriación de las víctimas.«

¿Pero qué lio es éste? ¿Nos quieren volver locos?
Una vez finalizado el encuentro de los allegados de las víctimas en Düsseldorf, decidimos quedarnos en Renania del Norte-Westfalia hasta que se realice la repatriación.

© Brigitte Voß / Traducción: Aurora de la Válgoma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s