6 de septiembre de 2015, domingo – El triatlón de los Nibelungos

De nuevo viajamos a Xanten, en la zona del Bajo Rhin, para apoyar a Thomas y a Hans, el padre de Melanie, que participan en el triatlón de los Nibelungos. Queremos combinar la estancia allí con unos breves días de vacaciones.
Desde que nuestro Jens ha muerto, suelo participar como espectadora en este tipo de competiciones con un entusiasmo que me impongo a mí misma. Para él suponían la culminación de las actividades deportivas que ocupaban un lugar predominante en su mundo. Aunque yo entonces decía que eran una „explotación abusiva del cuerpo“, empleo ahora esas mismas palabras evocando el recuerdo y la tradición. Y al mismo tiempo me embargan tanto la alegría como la tristeza. La verdad es que estoy muy orgullosa del rendimiento deportivo de mis hijos.
Nos alojamos con Thomas, Susi y Sassa en un apartamento de vacaciones en Wardt, un barrio de Xanten, situado cerca del Rhin y de los lagos Nordsee y Südsee.
Para las pruebas entre los dos lagos, Jens y Hans habían planeado formar un equipo de relevo; el más joven se encargaría de la natación y de la carrera pedestre y el de más edad de los 17 kilómetros de la carrera ciclista. Nadie podía saber que siete meses más tarde se abrirían grietas negras en nuestra vida. ¡Uno no cuenta con algo semejante!
Por fortuna, Tina y Jana, del club de triatlón de Düsseldorf en el que se entrenaba Jens, se habían apuntado, de modo que Hans, con sus 75 años, ha podido participar, lo que le llena de satisfacción.
En el apartamento hacemos todos una apacible vida de familia. Aprovechamos los ratos libres para jugar con nuestra nieta. Con su encanto infantil consigue aliviar por unos momentos mis pensamientos, pesados como una losa.
Entramos en el recinto de la competición. Soy incapaz de parar la película de los recuerdos, que pasa por todos los recovecos de mi cerebro. Entonces aclamábamos a los miembros de la familia y les animábamos a dar lo mejor de sí, y con nuestros ruidosos instrumentos en las manos y los silbatos en la boca formábamos parte de los hinchas más estruendosos.
A nuestra nuera se le asoman las lágrimas a los ojos, mientras que la inocente Sassa no para de parlotear reclamando toda nuestra atención. Esto nos obliga a esconder un poco nuestra tristeza.
Es un hecho que cada sitio en el que fuimos felices con Jens y al que volvemos por primera vez después de la catástrofe nos provoca intensas emociones. Y si más tarde volvemos otra vez, la intensidad de la tristeza ya nos resulta más soportable.
Hans supera con arrojo el trayecto en bicicleta, aunque sopla un viento frío que le azota el rostro. A veces los aguaceros nos obligan a cobijarnos bajo un árbol que nos protege con su amplio y acogedor techado de hojas.
Las dos chicas del club de triatlón están bien entrenadas. Jana comienza nadando 500 metros y Tina finaliza corriendo a pie cinco kilómetros. Poco antes de llegar a la línea de la meta, agarra a Hans y a su amiga sacándolos de entre las filas de los espectadores y atraviesa con ellos la meta, con el radiante Hans en el centro. Su felicidad es completa y nosotros compartimos su alegría.
También Thomas, que ha superado toda la distancia olímpica (1.500 metros de natación, 42 kilómetros en bicicleta y 10 kilómetros de carrera a pie) levanta en brazos a Sassa al pasar y va corriendo con ella los últimos metros. El moderador alaba espontáneamente este gesto y califica el triatlón de acontecimiento familiar. Dice que cuando la familia acude a animar a los deportistas eso repercute considerablemente en un mejor rendimiento.
Pasamos la tarde con Hans y Annemie tomando cerveza y aguardiente. Thomas, Susi y Sassa ya se marchan mañana de Xanten pero nosotros queremos quedarnos unos días más con los padres de Melanie, dar largos paseos con ellos a la orilla del Rhin y de los lagos Nordsee y Südsee y luego continuar nuestro viaje hasta la ciudad de Venlo, en los Países Bajos.

© Brigitte Voß / Traducción: Aurora de la Válgoma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s